noviembre 26

Cómo AMD ayudó a China a copiar tecnología estadounidense

0  comments

Cuando Lisa Su tomó el control de AMD (AMD) en octubre de 2014 la empresa se encontraba al borde de la quiebra. Pero en menos de tres años, en gran parte debido a acuerdos multimillonarios con el gobierno chino, convirtió a la compañía estadounidense en una de las más deseadas por Wall Street.

Estos acuerdos están ahora bajo la lupa del Departamento de Comercio de los Estados Unidos. A través de ellos, China accedió a los secretos mejor guardados de los microchips de AMD, copió su tecnología y probablemente la emplee para diseñar el que será el supercomputador más potente del mundo.

Lisa Su, CEO de AMD. A las pocas semanas de asumir su cargo, Su comenzó sus contactos con el gobierno chino.
Lisa Su, CEO de AMD

En junio de 2019, la Administración Trump emitió una orden que prohíbe obtener tecnología a numerosas empresas asiáticas, entre ellas algunas asociadas a AMD.

Pero quizá llegó tarde. Versiones chinas de los microprocesadores de AMD ya estaban siendo fabricadas.

El complejo entramado entre AMD y empresas chinas

A principios de 2016 se crea Tianjin Haiguang Advanced Technology Investment Co. Ltd. (THATIC). THATIC nace como un consorcio entre AMD y un conjunto de empresas públicas y privadas chinas con el objetivo de reducir la dependencia china de tecnología extranjera.

El acuerdo autoriza a estas empresas a desarrollar chips compatibles con la tecnología x86 de AMD. A cambio, AMD recibía $293 millones en concepto de licencias y futuros royalties por cada microprocesador que el consorcio fabricase.

THATHIC: China y la tecnología de AMD
The Wall Street Journal

Los microprocesadores más potentes del mercado se utilizan a menudo para construir supercomputadores, máquinas que pueden realizar miles de millones de operaciones en un milisegundo. Estos supercomputadores sirven para predecir el clima o desarrollar simulaciones científicas. Pero también se pueden utilizar con fines militares, encriptación o testeo de prototipos nucleares.

Entre las empresas involucradas en THATIC se encontraba Sugon Information Industry, un fabricante de supercomputadores ligado a la industria militar y al Ministerio de Defensa chino. Cuando el Departamento de Defensa estadounidense lo descubre saltan todas las alarmas.

La larga lucha de Estados Unidos por evitar que China robe su tecnología

A partir de ese momento, representantes del Pentágono intentan por todos los medios que el acuerdo entre AMD y China no se materialice. Durante 2016 interrogan a representantes de AMD e intentan que la compañía someta el acuerdo al visto bueno del Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos (CFIUS). Según The Wall Street Journal, AMD se niega a cumplir con ese mandato alegando que dicho comité no tiene jurisdicción para evaluar este caso concreto.

Tras una serie de investigaciones, en junio de 2017, el Departamento del Tesoro informa a AMD de que sospecha que el acuerdo viola los controles de exportación de propiedad intelectual. La compañía responde que el trato no incluye el compartir con otros miembros del THATIC su tecnología más puntera. Y reitera que cumple con todas las regulaciones legales.

Mientras tanto, la preocupación por la posibilidad de que China esté accediendo directamente a la última tecnología estadounidense llega a la Administración Trump. En noviembre de 2017, senadores Republicanos presentan un proyecto de ley para ampliar los poderes de CFIUS y permitirle restringir exportaciones relacionadas con consorcios internacionales como THATIC.

Pero no es hasta el 21 de junio de 2019 cuando el Departamento de Comercio consigue restringir las exportaciones de THATIC y evitar que Sugon siga teniendo la puerta abierta a la tecnología de AMD. Según un representante de Comercio, el consorcio está “actuando en contra de la seguridad nacional y las leyes internacionales de los Estados Unidos”.

China podría construir el supercomputador más potente del mundo con tecnología de AMD

Los microchips que desarrolla actualmente el consorcio chino, cuyo nombre en clave es Dhyana, son similares a los microprocesadores EPYC de AMD. Al menos, según fuentes cercanas al THATIC, estos chips no incluyen tecnología de encriptación estadounidense.

Por lo demás, estas CPUs parecen ser copias casi idénticas de sus homólogas estadounidenses.

Estados Unidos y China, la lucha por la propiedad intelectual y tecnología
Financial Times

China planea presentar el primer supercomputador a exaescala del mundo en 2020. Será el único capaz de realizar 1 exaflop (1018) operaciones de coma flotante por segundo. Según The Wall Street Journal, Sugon sería uno de los participantes en el desarrollo de sus microchips.

De ser así, a través del polémico THATIC, AMD podría haber permitido a China copiar e implementar tecnología estadounidense muy superior a la suya para fines, potencialmente, militares y de defensa.

AMD responde a las críticas sobre su relación con China

AMD asegura que cumplió con todas sus obligaciones legales al constituir el consorcio con sus socios chinos. Además, afirma que informaron de ello al Departamento de Defensa, al Departamento de Comercio y a varias otras agencias del gobierno estadounidense.

En una publicación en su propia página web, la empresa estadounidense zanja la polémica: “AMD cumple estrictamente con todas las leyes de Estados Unidos y le preocupa profundamente la seguridad nacional. La compañía continuará trabajando con el gobierno estadounidense para asegurar la protección de propiedad intelectual y una transparencia completa”.



También te puede interesar

Neom: La ciudad futurista del príncipe heredero saudí

Intel vs AMD: Análisis del sector de los circuitos integrados

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

{"email":"El email no es válido","url":"La dirección web no es válida","required":"Falta campo obligatorio"}