agosto 7

Intel vs AMD: Análisis del sector de los circuitos integrados

0  comments

Por Arnau Nogués

Intel (INTC), la reconocida firma de semiconductores, ha estado en boca de todo el mundo inversor estas últimas semanas. La razón ha sido la caída del 20% en su cotización tras presentar su balance trimestral y anunciar malas noticias.

En el comunicado, la propia compañía informaba acerca de los problemas en el desarrollo de sus procesadores de 7nm. Su presentación se aplaza hasta el año 2022, una demora que se suma a la ya experimentada con los chips de 10nm.

Este suceso ha actuado como catalizador del desplome de las acciones de la compañía, y ha reforzado la figura de su más acérrimo competidor: AMD (AMD).

Intel: Ingresos, modelo de negocio y perspectivas

Antes de entrar a valorar qué empresa de semiconductores podría ser más inteligente comprar a día de hoy, voy a repasar tanto el modelo de negocio e ingresos como las perspectivas futuras que tiene Intel.

En cuanto a su modelo de negocio, la compañía se dedica, a diferencia de algunos de sus competidores, a diseñar y fabricar los chips. Por ello, tiene mucho más control sobre la línea de producción y, por tanto, sobre sus márgenes de beneficio.

Ingresos de Intel en 2019
Presentación de la compañía

En la imagen superior se ven reflejados los ingresos por segmento de Intel al cierre del año 2019.

Como se puede ver a simple vista, 2019 fue un año récord para la compañía, donde obtuvo unos ingresos de 72,000 millones de dólares. Además, la compañía elevó su dividendo un 5% y ganó cuota de mercado en casi todas sus áreas comerciales.

Más de la mitad (51.6%) de los ingresos de Intel provienen del Client Computing Group (CCG), es decir, de los productos para computadoras personales y otros sistemas informáticos de alcance masivo.

En segunda posición, tenemos el segmento de Edge Computing (32.6%). Esto incluye sus tecnologías 5G, Cloud Computing y la inteligencia artificial (entre otras menores). Además, su apuesta por servicios del “Internet de las cosas” representa un 6% de sus ingresos.

En principio, Intel no parece ser una empresa en decadencia, y así lo representa su gráfico de cotización hasta marzo de este mismo año, donde la incertidumbre global a causa del Covid-19 hizo caer su acción.

Gráfico histórico de Intel (INTC)
Cotización de Intel

Tras el crac que sacudió a todo Wall Street en marzo, el precio de la acción de Intel recuperó terreno, hasta llegar a niveles de Diciembre-Enero. Su naturaleza Nasdaq y su modelo de negocio hicieron que no se viera gravemente afectado por el parón económico.

En cuanto a las perspectivas de futuro de Intel, pese al retraso de estos procesadores de 7nm que comentábamos al comienzo del artículo, éstas no son en absoluto malas. De hecho, pese a la crisis del Covid, la compañía ha logrado sobreponerse a la situación y consolidar unos grandes ingresos.

Si sumamos la tendencia alcista tanto de las acciones de Intel, como de sus ingresos año a año, podemos deducir de forma que se trata de una empresa grande, segura y en crecimiento.

Intel o AMD, ¿en qué empresa invertir hoy?

Pese a que Intel es el líder indiscutible del sector de los semiconductores, AMD no queda al margen, ya que ha logrado un aumento del 40% en sus beneficios respecto al ejercicio anterior. Esto, sumado al descalabro de Intel de la semana pasada, ha disparado las acciones de AMD hasta los $85.

Hay que tener en cuenta que, pese a que ambas empresas sean competencia feroz una de otra, también tienen grandes diferencias entre sí. Intel es claramente la favorita para la mayoría de fabricantes de ordenadores personales (como HP, Toshiba o Lenovo). Además, apuntan a públicos ligeramente distintos: AMD tradicionalmente se ha centrado en las gamas más bajas y medias, ofreciendo una relación calidad-precio más ajustada que Intel, estrategia que no limita el margen de beneficio de la compañía.

Ingresos trimestrales de Intel y AMD durante los 10 últimos años
Ingresos trimestrales de Intel y AMD durante los 10 últimos años (WePC)

Como se observa en el gráfico, la diferencia de ingresos entre ambas compañías es abismal: casi 10 veces más para Intel. Hay que tener en cuenta que el negocio de Intel está más maduro y diversificado que el de AMD, por lo que en cierta medida es lógica esta diferencia. De todas formas, a la hora de invertir, es muy importante conocer estas diferencias.

En conclusión, y apelando a mi humilde opinión, considero que a largo plazo es una mejor inversión Intel, y lo he resumido en estas tres ideas:

  • Negocio más maduro, diversificado, hegemónico y referente.
  • Mayores ingresos, reparto de dividendo creciente y gran equipo directivo
  • Acción con tendencia alcista histórica y a un precio sumamente atractivo.

Ambas empresas son referentes en un mercado creciente y muy lucrativo. Ahora bien, viendo el precio de las acciones de Intel actualmente, se me hace muy complicado preferir AMD (sobre todo pensando en el largo plazo).


ETIQUETAS

AMD, análisis, INTC, semiconductores


También te puede interesar

Silicom Ltd.: Actualización de la tesis de inversión

Cómo AMD ayudó a China a copiar tecnología estadounidense

Las empresas mejor gestionadas de 2019

Rada Electronic Industries: Tecnología anti drones israelí

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

{"email":"El email no es válido","url":"La dirección web no es válida","required":"Falta campo obligatorio"}