mayo 18

Jerome Powell: “No hay límite a lo que la Fed puede hacer” [Entrevista completa en español]

0  comments

La entrevista a Jerome Powell, Presidente de la Reserva Federal, en el programa 60 minutes de la cadena CBS era el momento más esperado del fin de semana en Wall Street. Y Powell cumplió con las expectativas, especialmente con las de los periodistas.

El presidente de la Fed dejó titulares que han sido y serán repetidos durante esta semana. Y, probablemente, a los que volvamos a citar en un futuro próximo:

  • “La Fed no se ha quedado sin munición. Ni mucho menos”
  • “Realmente, no hay límite a lo que podemos hacer”
  • Preguntado sobre si la Fed simplemente crea dinero, responde: “Lo imprimimos digitalmente”
  • “Yo no apostaría contra la economía estadounidense, ni a corto ni a largo plazo”
  • “El desempleo tocando techo en el 20-25%, creo que es una buena estimación”
  • “De las personas que trabajaban en febrero y que ganaban menos de $40,000 al año, casi el 40% han perdido su trabajo”

Pueden ver el vídeo de la entrevista a Jerome Powell aquí.

Transcripción en español de la entrevista a Jerome Powell, Presidente de la Reserva Federal

SCOTT PELLEY, NOTICIAS DE CBS / 60 MINUTOS: Sólo hay una pregunta para la que todo el mundo quiere una respuesta: ¿cuándo se recuperará la economía?

JEROME POWELL, PRESIDENTE DE LA RESERVA FEDERAL: Es una buena pregunta. Y muy difícil de responder, porque realmente depende, en gran medida, de lo que sucede con el coronavirus. Cuanto antes tengamos el virus bajo control, antes podrán reabrir las empresas. Y todavía más importante, la economía mejorará cuando la gente se sienta segura de que puede reanudar ciertos tipos de actividad. Salir, ir a restaurantes, viajar, volar en aviones, ese tipo de cosas. Eso será realmente lo que nos dirá cuándo la economía puede recuperarse.

PELLEY: Muchos estados están comenzando a reabrir sus economías. ¿Considera que el virus está bajo control?

POWELL: Bueno, creo que veremos qué ocurre con eso. Las personas deberán tomar ciertas medidas para protegerse. Lavarse las manos, usar máscaras en ciertas situaciones y cosas así. Creo que en los próximos meses se verán los inicios de la recuperación, a medida que las empresas reabran y las personas vuelvan a trabajar.

Lo más importante que debemos evitar durante ese periodo es una segunda ola del virus. Si lo conseguimos, entonces la economía podrá continuar recuperándose. Veremos que el PIB vuelve a subir después de los números terribles que veremos este trimestre. Veremos caer el desempleo. Pero creo que pasará un tiempo antes de que realmente nos sintamos cómodos dentro de la recuperación.

PELLEY: Bueno, esa es la pregunta a la que todos quieren una respuesta: “¿De qué tiempo estamos hablando?” ¿Puede haber recuperación sin una vacuna razonablemente efectiva?

POWELL: Bueno, creo que veremos, repito, suponiendo que no haya una segunda ola de coronavirus, creo que veremos que la economía se recuperará de manera progresiva durante la segunda mitad de este año. Creo que la gente será cauta hasta que vuelva a gastar de la misma manera que lo hacía antes de la pandemia. Por lo tanto, habrá ciertas partes de la economía que se recuperen mucho más lentamente.

Viajes, entretenimiento, actividades de consumo que realizamos y que implican estar cerca de muchas otras personas. Entonces, para que la economía se recupere por completo, la gente tendrá que tener plena confianza. Y eso puede tener que esperar hasta la llegada de una vacuna. Pero en cualquier caso, la economía puede continuar, puede comenzar a mejorar bastante pronto.

PELLEY: Según sus compañeros, ¿a qué distancia está la producción de millones de dosis de una vacuna razonablemente efectiva?

POWELL: Mi gente no es experta en eso. No tenemos virólogos trabajando aquí en la Fed. Así que dependemos realmente de lo que dicen los expertos externos. Y te dirán que la situación es muy incierta. El momento en el que tendremos desarrollada una vacuna es incierto. Ciertamente, esperamos que sea lo antes posible.

PELLEY: ¿Pero hay algún tiempo mínimo? Quiero decir, un año, 18 meses es lo que dicen los mejores expertos, con optimismo. Y entonces mi pregunta es: ¿cuándo cobrará fuerza la recuperación, faltan un año o 18 meses?

POWELL: Sabes, depende de cómo las personas se adapten a la situación. Creo que a ciertas partes de la economía les resultará muy difícil tener mucha actividad. Las partes que requieren que la gente esté muy cerca, en un mismo lugar, muy juntas. Esas partes de la economía sufrirán hasta que las personas se sientan realmente seguras de nuevo.

PELLEY: ¿Eventos deportivos, teatros?

POWELL: Sí, creo que eso va a ser muy difícil.

PELLEY: ¿Aerolíneas?

POWELL: Buscarán alternativas. Los eventos deportivos y los teatros harán más actividades online y cosas así. Pero será bastante difícil para ellos. Sin embargo, gran parte del resto de la economía puede avanzar.

Pero no podemos recuperarnos completamente porque esas otras partes de la economía son importantes. Como digo, no podemos habrá una recuperación completa hasta que la gente se sienta segura y a salvo.

PELLEY: ¿Para qué realidad económica debe estar preparado el pueblo estadounidense?

POWELL: Bueno, en eso me gustaría tomar una posición más optimista, si puedo, y sería que: este es un momento de gran dificultad y sufrimiento. Y nos llegó tan rápido y con tanta fuerza, que realmente no se puede expresar con palabras el dolor que sienten las personas y la incertidumbre que están experimentando. Y nos costará un tiempo volver.

Pero diré lo siguiente. A la larga, e incluso a medio plazo, yo no apostaría contra la economía estadounidense. La economía se recuperará. Y eso significa que la gente volverá al trabajo. El desempleo volverá a bajar. Lo superaremos. Puede tomar un tiempo. Podría extenderse hasta finales del próximo año. Realmente no lo sabemos. Esperamos que sea más corto que eso, pero nadie lo sabe realmente.

Lo que podemos hacer es implicarnos en la parte que podemos controlar: tener cuidado a medida que las empresas vuelven a trabajar. Y que cada uno de nosotros, individualmente y como grupo, tomemos esas medidas que nos protegerán a nosotros mismos y a los demás de una mayor propagación del virus.

PELLEY: A medida que este periodo de tiempo se alarga, ¿qué le ocurre a la economía?

POWELL: Existe un riesgo real de que si las personas están sin trabajo durante un largo periodo de tiempo, sus habilidades se atrofien un poco y pierdan contacto con la fuerza laboral. Esto es algo que nos muestran los datos: las recesiones más largas y profundas tienden a dañar las carreras profesionales de la gente. Y eso pesa sobre la economía en el futuro.
 
Se podría decir lo mismo de las empresas. Las pequeñas y medianas empresas, que son tan importantes para este país, si tienen que pasar por una ola de bancarrotas, se habrá perdido algo que es más que unas pocas empresas. Ya sabes, es realmente la máquina de creación de empleo. Y si eso sucede, costará algún tiempo recuperarse.

Creo que la buena noticia es que tenemos políticas que pueden ayudar a minimizar esos efectos. Y eso significa evitar la quiebra de personas y empresas durante unos tres o seis meses más, mientras las autoridades sanitarias hacen lo necesario. Podemos ganar tiempo de esta manera. Y creo que ese tipo de apoyo puede ser apropiado.

PELLEY: Algunos de los mejores analistas económicos del mundo trabajan para usted. Y me pregunto qué le están diciendo sobre cuál será el techo de desempleo.

POWELL: Nuevamente, nadie lo sabe. Aunque diría lo siguiente. Parece razonable considerar que habrá más despidos este mes y el próximo. Y mientras estamos aquí sentados, 20 millones de personas han perdido sus empleos en un período de realmente dos meses. Y es desgarrador, porque donde estábamos hace solo dos meses teníamos el desempleo más bajo en 50 años, y el desempleo afroamericano más bajo desde que comenzamos a medirlo.

Teníamos comunidades de ingresos bajos y moderados que nos decían que este era el mejor mercado laboral, que finalmente se podían ver los beneficios de lo que realmente significaba tener un mercado laboral ajustado. Y parecía que seguiríamos viviendo eso en el futuro durante tiempo.

En cambio, tenemos esta situación en la que 20 millones de personas han perdido sus empleos. Y tengo la sensación de que es probable que tengamos un par de pérdidas netas de empleo más. Luego, suponiendo que la economía comience a reabrirse y lo hagamos con éxito, veremos que la gente vuelve a trabajar.

La buena noticia es que la mayoría de los 20 millones de personas que han sido despedidas se declaran como despedidas temporalmente. Se consideran temporalmente desempleados. Y eso es porque esperan volver a su antiguo trabajo.

Entonces, si esas empresas pueden reabrir y si podemos hacerlo de una manera que no cree más problemas con el virus, entonces las personas pueden volver a trabajar. Diría que el desempleo máximo podría ser en los próximos meses. Y luego podríamos verlo caer durante la segunda mitad del año.

PELLEY: ¿Y su gente está proyectando qué, 20%? 25%?

POWELL: Creo que hay una variedad de perspectivas. Pero esos números parecen correctos para lo que puede ser el pico.

PELLEY: 25% es la altura estimada del desempleo durante la Gran Depresión. ¿Cree que la historia mirará hacia atrás a este momento y llamará a esto la Segunda Gran Depresión?

POWELL: No, no lo creo. No creo que sea un algo probable, en absoluto. Hay algunas diferencias muy fundamentales. La primera es la causa: teníamos una economía muy saludable hace dos meses. Y este es un evento externo, es un desastre natural, efectivamente. Y esa es una gran diferencia. En los años 20, cuando la Depresión, bueno, cuando ocurrió el colapso y todo eso, el sistema financiero realmente falló. Aquí, nuestro sistema financiero es fuerte y ha sido capaz de soportar esto. Y hemos pasado diez años fortaleciéndolo tras la última crisis. Esa es una gran diferencia.

Además, lo último que diré es que durante la respuesta del gobierno en los años 30, los bancos centrales estaban tratando de elevar las tasas de interés para mantenernos en el patrón oro en todo el mundo. Exactamente lo contrario de lo que había que hacer.

En este caso, tenemos gobiernos de todo el mundo y bancos centrales de todo el mundo respondiendo con gran fuerza y ​​muy rápidamente. Y manteniéndose ahí. Así que creo que todas esas cosas apuntan a lo que será: será una recesión muy fuerte. Pero debería ser una recesión mucho más corta que la asociada con la década de 1930.

PELLEY: La gente ha hablado de una recuperación en forma de V. Una fuerte desaceleración y luego un repunte de regreso a donde estábamos. ¿Cuál es la probabilidad de eso?

POWELL: Sí, hay letras. La gente está fascinada por la posibilidad de diferentes letras. Y, de nuevo, es realmente difícil de decir porque depende mucho de la ruta del virus. Diré que es una suposición razonable que la economía comience a recuperarse en la segunda mitad del año, que el desempleo bajará, que la actividad económica se recuperará.

Estamos escuchando. Mis compañeros y yo hemos estado hablando con una amplia gama de líderes de todo el país en las últimas semanas. Organizaciones sin ánimo de lucro, instituciones educativas, instituciones médicas y empresas de todos los tamaños. Líderes laborales y en todo el espectro de la vida estadounidense. Y yo diría que hay una sensación cada vez mayor de que puede tomar algún tiempo el ganar impulso. Y eso significaría que comenzaremos nuestra recuperación y nos mantendremos ahí, y eso será algo bueno, pero tomará algún tiempo recuperar el ritmo.

PELLEY: Estuve hablando con un ex-funcionario de la Reserva Federal que dijo: “Recuperación en forma de V, no se contempla. No hay posibilidad”.

POWELL: Bueno, yo diría que lo principal es volver al camino de la recuperación. Y creo que eso puede suceder relativamente pronto. Probablemente suceda en la segunda mitad del año. Esa es una expectativa razonable. Después de eso, el camino dependerá de una variedad de cosas. Y sí, como mencioné, creo que es muy plausible que la economía tome algún tiempo para ganar impulso. Y eso implicaría que, al menos al principio, la recuperación tardaría un tiempo en ponerse en marcha y ganar fuerza. Y luego se movería a un ritmo más rápido más adelante. Pero esa es una expectativa razonable y plausible.

PELLEY: ¿Cuánto espera que la economía se contraiga en el segundo trimestre?

POWELL: El nivel de actividad económica va a disminuir sustancialmente en el segundo trimestre. Va a ser un fuerte descenso, se mida como se mida. Y, realmente, sin precedentes. Recordemos, sin embargo, que esto es algo que estamos haciendo como sociedad, realmente, para protegernos del virus. Esto no se debe a que haya algún problema inherente, una burbuja inmobiliaria o algo así, o que tengamos al sistema financiero en problemas. Nada de eso.

La economía estaba bien. El sistema financiero estaba bien. Estamos haciendo esto para protegernos del virus. Y eso significa que haciendo eso, cuando pasemos el brote del virus, la economía debería poder recuperarse sustancialmente. Y espero que se recupere sustancialmente, pero llevará algún tiempo.

PELLEY: Pero la contracción del PIB en el segundo trimestre, ¿qué números está barajando?

POWELL: Sabes, los números van a ser muy altos. Y es difícil ser preciso. No me gusta adivinar. Las estimaciones que existen por ahí son razonables. Y, ya sabes, serán muy, muy altos.

PELLEY: 20%?

POWELL: Fácilmente. Podría estar fácilmente en el 20% o 30%.

PELLEY: ¿Espera ver crecimiento en el tercer trimestre? ¿Que sea positivo?

POWELL: Creo que esa será la pregunta clave. Espero que haya crecimiento en la segunda mitad. El tercer trimestre comienza en julio. Creo que hay una buena posibilidad de que haya un crecimiento positivo en el tercer trimestre. Y creo que es una expectativa razonable que habrá crecimiento en la segunda mitad del año. Diría que no vamos a volver a donde estábamos rápidamente. No volveremos a donde estábamos para fin de año. Es poco probable que eso suceda.

Lo principal es que, una vez que comencemos el camino hacia la recuperación, permanezcamos en ese camino y hagamos todo lo posible para permanecer en él durante un largo periodo de tiempo. Y la economía se curará progresivamente. Y antes de darnos cuenta, volveremos a niveles más normales de desempleo y actividad. La gente volverá a sus trabajos.

PELLEY: En términos de la fuerza laboral, Señor Presidente, ¿quién está sufriendo más por esta recesión?

POWELL: Las personas que están sufriendo más son las contratadas más recientemente y las personas peor pagadas. Son mujeres en un porcentaje alto. De hecho, publicaremos un informe mañana que muestra que, de las personas que trabajaban en febrero y que ganaban menos de $40,000 al año, casi el 40% han perdido su trabajo en el último mes más o menos. Extraordinaria estadística. Así que ese segmento es el que realmente está cargando con el peso de todo esto.

PELLEY: ¿Las personas que menos pueden pagarlo están sufriendo lo peor?

POWELL: Correcto. Aunque, creo que el dolor está muy extendido. Pero claramente, está cayendo más en quienes menos están en condiciones de soportarlo.

PELLEY: En términos de estímulo, ¿ha hecho suficiente el Congreso?

POWELL: El Congreso ha hecho mucho y lo hizo muy rápido. No hay precedente en la historia estadounidense posterior a la Segunda Guerra Mundial que esté ni siquiera cerca de lo que ha hecho el Congreso. Han pasado $3 billones en estímulos, que es el 14% del PIB. Es mucho mayor que cualquier cosa que hayan hecho antes. Y también muy, muy rápido. Gran parte de ese dinero está comenzando a fluir a través de la economía. Y va a ayudar a los hogares y las empresas en los próximos meses. El problema es que el golpe del coronavirus también es el mayor golpe que la economía ha tenido en nuestra generación.

Y la pregunta es, ¿será suficiente? No creo que tengamos la respuesta a eso. Puede ser que la Fed tenga que hacer más. Puede ser que el Congreso tenga que hacer más. Y la razón por la que debemos hacer más es evitar daños a la economía a largo plazo.
Si dejamos que la gente se quede sin trabajo durante largos periodos de tiempo, si dejamos que las empresas se hundan innecesariamente, montones de ellas, habrá un daño a largo plazo para la economía. La recuperación será más lenta. La buena noticia es que podemos evitar eso si brindamos más apoyo ahora.

PELLEY: ¿Y qué tipo de apoyo, en su opinión, cree que el Congreso querría considerar?

POWELL: Mira, yo no les doy consejos. No tenemos supervisión sobre el Congreso. Todo lo contrario, en realidad. Somos una criatura del Congreso. Y nos supervisan. Así que no les doy consejos sobre políticas particulares. Pero diría, si puedo, que las políticas que ayudan a las empresas a evitar bancarrotas evitables y que hacen lo mismo para las personas son: mantener a los trabajadores en sus casas, pero mantenerlos pagando sus facturas. Mantenga a las familias solventes para que cuando pase el virus, estemos en condiciones de tener una fuerte recuperación. Las personas podrán gastar, podrán hacer cosas. Y eso es lo que necesitamos para tener una fuerte recuperación cuando llegue el momento.

PELLEY: La expansión de los beneficios por desempleo se agotará pronto. ¿Sospecho que ese es el tipo de programas que le gustaría ver ampliado?

POWELL: Creo que la mejora del seguro de desempleo, que de nuevo no tiene precedentes en la historia de Estados Unidos, es un programa muy amplio. Creo que se agota a finales de julio. Y eso, pienso que es algo que el Congreso considerará, el extenderlo de una forma u otra.

PELLEY: En marzo, cuando el Dow Jones Industrials estaba cayendo 8,000 puntos y los inversores huían de los bonos del Tesoro, considerada habitualmente como la inversión más segura posible, ¿qué pensaba usted en ese momento?

POWELL: Bueno, fue un evento extraordinario. Lo que los mercados estaban tratando de hacer, estaban tratando de procesar algo que realmente no se puede saber, y ese es el efecto del virus, que para entonces, estaba claro que sería un virus mundial. Ese fue el momento de la verdad, fue cuando en Corea e Italia e Irán, al mismo tiempo, vimos grandes brotes. Y luego quedó claro que el virus no iba a ser contenido con éxito en China. E inmediatamente después de eso, hubo un movimiento hacia activos seguros. Por lo tanto, los inversores querían estar en instrumentos a muy corto plazo y querían que estuvieran en las principales monedas. Y entonces compran bonos del Tesoro a corto plazo, por ejemplo. Ni siquiera querían comprar bonos del Tesoro a más largo plazo porque esos pueden fluctuar. Fue un momento extraordinario. Y obviamente teníamos que hacer algo, y lo hicimos. Pusimos nuestras herramientas a trabajar para apoyar que el mercado siguiese funcionando. Y lo hizo. Nos llevó bastante tiempo, pero funcionó.

PELLEY: Pero tengo curiosidad sobre ese momento para usted personalmente. Cuando estaba sentado en su oficina, y observaba su terminal de Bloomberg y el mundo se estaba desmoronando, ¿qué le dijo a Jay Powell?

POWELL: Bueno, ¿qué me dije? Sabes, eso no sucedió. No se trataba de un interruptor de luz que se activaba de repente. Lo vimos venir. Y habíamos estado pensando en lo que haríamos. Lo que ocurre con la Fed es que la Fed es una institución, es una gran institución estadounidense. Y está llena de personas con altas capacidades, muchas de las cuales ahora están en puestos de liderazgo, que estuvieron aquí durante la crisis financiera. Esas personas han visto lo que sucedió en la última crisis seria. Y estaban aquí para ayudar.

Así que nos juntamos y pensamos en qué podíamos hacer. Y lo hicimos durante todo el día durante aproximadamente cuatro semanas, simplemente volviendo a poner en juego los viejos programas, inventando nuevos programas, interviniendo en varios mercados, simplemente para asegurarnos de que los mercados estaban funcionando.

No estábamos tratando de mover los mercados hacia un sitio u otro. Sólo queremos que trabajen. Queremos, ya sabes, que la gente compre y venda. Y así creíamos que realmente necesitábamos actuar. Y lo hicimos.

PELLEY: ¿Es justo decir que simplemente inundó el sistema con dinero?

POWELL: Sí. Lo hicimos. Esa es otra forma de decirlo. Lo hicimos.

PELLEY: ¿De dónde viene? ¿Lo imprimen?

POWELL: Lo imprimimos digitalmente. Como banco central, tenemos la capacidad de crear dinero digitalmente. Y lo hacemos comprando letras del Tesoro o bonos para otros valores garantizados por el gobierno. Y eso en realidad aumenta la oferta de dinero. También imprimimos la moneda real y la distribuimos a través de los bancos de la Reserva Federal.

PELLEY: Sr. Presidente, en términos de tamaño, ¿cómo se compara lo que está haciendo la Reserva Federal en este momento con la acción sin precedentes que tomó en 2008?

POWELL: Las cosas que estamos haciendo ahora son sustancialmente mayores. Las compras de activos que estamos haciendo son múltiplos de los programas que se realizaron durante la última crisis. Y esta vez es muy diferente. En la última crisis, los problemas estaban en el sistema financiero. Entonces estábamos brindando apoyo al sistema bancario. Aquí, realmente, los problemas están en lo que llamamos la economía real, compañías reales que fabrican y venden bienes y servicios. Y lo que les está sucediendo es que muchas de ellos están cerradas o simplemente no tienen ingresos.

Y estamos tratando de hacer todo lo posible para que pasen por este periodo en el que son compañías perfectamente buenas que han tenido, ya sabes, una buena situación financiera en febrero, pero ahora no tienen ningún negocio. Y tienen costes fijos. Así que estamos tratando de ayudarlas a superar ese periodo.

PELLEY: ¿Está satisfecho ahora de que los mercados, los mercados de valores y los mercados de bonos funcionan correctamente?

POWELL: Los mercados han estado funcionando bien. Le daré un ejemplo: hubo un periodo durante esta crisis en la primera quincena de marzo cuando las grandes compañías estadounidenses, nombres conocidos, no pudieron pedir dinero prestado. Y las empresas tienden a renovar su deuda y endeudarse como un asunto perfectamente rutinario en los mercados de capitales y la economía de hoy.

Y entonces dijimos que íbamos a comenzar un programa para prestar a las empresas. También tenemos programas para empresas pequeñas y medianas. Pero esto es para las grandes empresas. Entonces, cuando dijimos eso y comenzamos a construirlo, lo que sucedió es que los mercados comenzaron a curarse.

Y sólo el hecho de que hayamos declarado nuestra intención de hacer que el crédito esté disponible, realmente ha calmado las cosas. Y ahora, las empresas han tenido un mes y medio para financiarse. Y muchas lo han hecho sin nuestra ayuda. Eso es algo bueno.

PELLEY: ¿Ahora todo lo que necesitan es actividad?

POWELL: Sí. Pero mientras tanto, han podido pedir prestado. Tienen mucha liquidez. Y eso les facilitará mantenerse durante este periodo cuando la actividad sea baja.

PELLEY: ¿Los bancos son sólidos?

POWELL: Después de la última crisis financiera, los bancos duplicaron con creces su capital y liquidez y están mucho más concienciados de los riesgos que corren. Son mucho más fuertes de lo que eran antes de la crisis financiera, la última crisis financiera. De hecho, estaban justo en el centro de ella. Eran un mecanismo clave para amplificar las cosas malas que sucedieron. Ese no es el caso en absoluto ahora. Han sido fuertes. Han hecho todas las cosas que esperarías que hicieran. Las compañías han reducido sus líneas de crédito. Se ha inyectado mucho más efectivo en el sistema bancario a medida que la gente ha vendido activos de riesgo. Y los bancos han absorbido todo eso. Por eso, los bancos están fuertes hasta ahora.

PELLEY: Y para las personas que se preguntan si deberían sacar su dinero del banco y ponerlo en un colchón, ¿qué les dice?

POWELL: No hay necesidad de hacer eso. No hay necesidad en absoluto. Los bancos son fuertes, están bien. No hay absolutamente ninguna necesidad de hacer eso.

PELLEY: ¿No hay preocupación con eso?

POWELL: No.

PELLEY: Sr. Presidente, he estado entrevistando estas últimas ocho semanas, hablando con personas que han perdido sus empleos, empresarios que han perdido sus sueños y sus negocios. Ahora están haciendo elecciones entre el alquiler y la comida. Y me pregunto cuál es su mensaje para ellos.

POWELL: Es un momento muy difícil en nuestro país. La gente se enferma. Sus parientes se están enfermando. Seres queridos. Y las personas que han creado negocios a lo largo de su vida están viendo que los ingresos van a cero o, en cualquier caso, caen. Es un momento terriblemente difícil por el que estamos pasando como país. Y no quiero decir nada para minimizar eso. Ya sabes, lo entendemos. Y, ya sabes, estamos comprometidos a utilizar nuestras herramientas para brindar apoyo, brindar alivio y estabilidad ahora y apoyar la recuperación.

Entonces, más a su pregunta, diré lo siguiente. Si seguimos haciendo lo correcto en el gobierno, seguimos brindando apoyo a las empresas, a los hogares y a los desempleados, si lo hacemos y si somos cuidadosos al reabrir la economía para que las personas tomen estas medidas de distanciamiento social, si hacemos todas esas cosas, entonces la recuperación puede comenzar bastante pronto. Y puede ser robusta. Probablemente tomará algún tiempo ganar impulso, pero podemos recuperarnos. Y eso es lo principal, es recuperarse y luego hacer las cosas que tenemos que hacer para mantenerlo en marcha y hacer que las personas vuelvan a trabajar.

Y creo que ese proceso puede avanzar bastante rápido en tiempo económico. Parecerá mucho tiempo, pero realmente podemos volver a un lugar mucho mejor con bastante rapidez. Y mucho de esto depende de que las personas en el gobierno hagan lo que podamos para apoyar a los hogares y las empresas en este momento difícil.

PELLEY: Lo que estamos viendo es que el gobierno federal pide prestados billones, sobre billones de dólares para tratar de sacarnos de este agujero. ¿Cuánto tiempo puede durar eso?

POWELL: Bueno, si adoptas una perspectiva más amplia, Estados Unidos ha gastado más de lo que ha estado ganando durante algún tiempo. Y eso es algo con lo que tendremos que lidiar.

El momento de lidiar con eso, el momento de emprender un camino fiscal sostenible, lo que realmente significa que la economía está creciendo más rápido que la deuda, y eso significa que debe controlar el crecimiento de la deuda, el tiempo para hacer eso es cuando la economía es fuerte. Cuando el desempleo es bajo, cuando la actividad económica es alta, es cuando se trata ese problema. Este no es el momento de priorizar esa preocupación.

Estados Unidos tiene la moneda de reserva mundial. El dólar es la moneda de reserva mundial. Y tenemos la capacidad de pedir prestado a tasas bajas. Tenemos la capacidad de pagar esa deuda. Y diría que este es el momento en que podemos usar esa fuerza para nuestro beneficio a largo plazo. Es cierto que los déficits serán grandes durante un par de años aquí. Y tendremos que lidiar con eso. Sin embargo, el momento de lidiar con eso es cuando estamos a través de esta recuperación.

Nuevamente, este es un shock económico que es diferente y más grande que cualquier otro que hayamos vivido. Pero no es intrínseco a la economía. Es externo. Por tanto, no dice nada malo sobre nuestra economía. Podemos volver a una economía saludable con bastante rapidez. Y el gasto que estamos haciendo para apoyar a las personas y las empresas nos ayudará a hacerlo.

PELLEY: ¿Y las consecuencias de no pedir prestado lo suficiente, no gastar lo suficiente en su opinión cuál es?

POWELL: El riesgo es que podría haber daños más prolongados en la capacidad productiva de la economía y en la vida de las personas. Y le voy a dar un ejemplo. Si los trabajadores están sin trabajo por un largo periodo de tiempo, se les hace más difícil encontrar el camino de regreso al mundo laboral. Sus contactos se oxidan, sus habilidades pueden atrofiarse y simplemente pierden su red de relaciones. Y puede ser difícil volver al trabajo. Y cuanto más tiempo estés desempleado, más será un factor. Por tanto, queremos evitar eso.

Deseamos que el desempleo sea relativamente corto y si las personas pueden volver a su mismo trabajo, eso es genial. Y mucho de esto puede suceder aquí. Lo mismo es cierto con las empresas. En momentos en que hay fracasos comerciales, incluso negocios muy buenos que están sufriendo debido a algo como esto, eso puede hacer más daño a la economía y hacer que la recuperación sea más lenta y más débil.

Puede pesar sobre la economía durante años. Por lo tanto, tenemos herramientas para tratar de minimizar ese daño a largo plazo en el lado de la oferta. Y estas herramientas implican mantener a las personas solventes, mantenerlas en sus hogares, hacer que paguen sus facturas sólo por unos pocos meses más.

Y lo mismo con las empresas. Mantenerlas alejadas del Capítulo 11 de bancarrota si es posible. No será evitable en muchos casos. Pero si es evitable, cuanto más podamos hacer, más fuerte será la recuperación. Cuantas menos caigan, menos pesará este periodo en el crecimiento económico en el futuro.

PELLEY: ¿Cuál es el peligro para los presupuestos de los estados y los gobiernos locales?

POWELL: Los gobiernos estatales y locales están viendo ingresos fiscales e impuestos mucho más bajos. Muchos de ellos obtienen impuestos de cosas como impuestos de tránsito, que tienen que ver con aeropuertos y transporte público y cosas así. Por tanto, están viendo una fuerte disminución en los ingresos.

Hay mucha presión presupuestaria. Y los gobiernos estatales y locales brindan muchos de los servicios críticos en los que las personas confían. Seguridad: seguridad pública, bomberos, policía, cosas así. Es un momento difícil para los gobiernos estatales y locales. Esa es una de las razones por las que hemos creado un programa para prestarles dinero, para que puedan superar este periodo de bajos ingresos.

PELLEY: Sé que no le gusta dar consejos al Congreso, pero ¿cree que esa es un área donde el Congreso podría suministrar dinero a los gobiernos estatales y locales para mantenerlos a flote?

POWELL: Sé que es un área que forma parte de las discusiones que están teniendo. La cuestión es que los gobiernos estatales y locales tienen que equilibrar su presupuesto. Y si no pueden hacer eso, lo que harán es despedir a la gente y reducir los servicios. Y eso no es lo ideal en un momento en el que todavía tienes necesidades médicas elevadas y cosas así. Eso es algo que merece una atención detallada.

PELLEY: En los primeros días de la crisis, usted y la Fed bajaron los tipos de interés esencialmente a cero. ¿Los bajaría aún más a territorio negativo, lo que el Presidente ha sugerido que es una buena idea?

POWELL: En la mesa, durante la última crisis y durante la recuperación, estudiamos los tipos de interés negativos. Y es algo que decidimos no hacer. Utilizamos otras herramientas en su lugar. Y esas herramientas implicaron orientación hacia adelante sobre la tasa de fondos federales y también muchas compras de activos o QE, como a menudo se le conoce.

Sigo pensando, y mis colegas del FOMC continúan pensando, que las tasas de interés negativas probablemente no sean una política apropiada o útil para nosotros aquí en los Estados Unidos.

PELLEY: ¿Y por qué no? El presidente parece pensar que ayudaría.

POWELL: La evidencia sobre si ayuda es bastante dispar. El problema es que la gente estaría depositando dinero en el banco y ese dinero se estaría reduciendo. Estarían pagando intereses para meter su dinero en el banco. Por lo tanto, no es una política particularmente popular, como puedes imaginar.

Pero además, también puede tender a deprimir la rentabilidad de los bancos, lo que los hace más propensos a prestar menos, lo que pesa sobre el crecimiento económico. Así que simplemente diría que no está del todo claro, en el análisis económico, que las tasas negativas realmente agreguen mucho valor.

PELLEY: Creo que la idea de tasas de interés negativas es algo que mucha gente tiene dificultades para entender. ¿Me lo explica?

POWELL: Bueno, en lugar de que le paguen intereses por su efectivo, usted paga intereses al banco, o si pide dinero prestado, le pagan a usted por dinero prestado. Y si les presta dinero depositándolo en un banco, entonces le pagan dinero.

PELLEY: ¿Entonces los bancos pagarían a la gente para pedir dinero prestado?

POWELL: Sí.

PELLEY: ¿Y eso podría causar que haya más negocios y comercio?

POWELL: Lo haría. Pero, ya sabes, esto ha sido probado. Tenemos medidas de tipos negativos en muchos países del mundo como resultado de la crisis financiera. Y no hay una conclusión clara de que realmente apoye la actividad económica. E introduce distorsiones en el sistema financiero.

Hay mucha gente que piensa que las tasas de interés negativas son una buena política. En la Reserva Federal no pensamos así. Y creo que es un área de mucha incertidumbre en el mundo de los bancos centrales.

PELLEY: Los expertos en salud nos dicen que, a medida que varios estados comiencen a reabrir sus economías, inevitablemente aumentará la infección y las muertes. Me pregunto si se han hecho cálculos sobre cuántas muertes estras son aceptables para que la economía vuelva a moverse.

POWELL: Esa es una pregunta que no es para la Reserva Federal. Los investigadores están estudiando eso y lo están publicando en estos momentos. Tenemos una misión muy importante. Pero realmente no somos nosotros los que decidimos cuándo debería reabrir la economía. Eso tienen que hacerlo, realmente, los funcionarios electos en consulta con expertos.

PELLEY: Si la economía se reabre y la tasa de infección aumenta, ¿entonces qué?

POWELL: Bueno, el riesgo sería que tendría que reintroducir, el gobierno tendría que reintroducir las medidas de distanciamiento social. Y que tendrías otra recesión. Y eso sería malo para la confianza. Ese es un riesgo que realmente queremos evitar. Y creo que podemos evitarlo.

Todo se reduce a las personas, que necesitan tener cuidado con su comportamiento porque, ya sabes, el virus no ha desaparecido. Todavía está ahí afuera. Y sí, la razón por la que los casos han disminuido y están disminuyendo es porque las personas han estado en sus hogares y no en sus negocios y no entre la multitud. Si comenzamos, si regresamos sin cumplir las medidas de protección correctas, entonces es posible, dicen los expertos, que tengamos una segunda ola. Y eso sería muy perjudicial, tener que reintroducir las medidas y desacelerar la economía nuevamente. Eso sería bastante perjudicial para la economía y también para la confianza del público.

PELLEY: ¿Qué tan importante, en su opinión, es evitar eso?

POWELL: Es muy importante evitar eso. Muy importante.

PELLEY: ¿Teme que algunos lugares se abran demasiado rápido?

POWELL: Sabes, simplemente no es, no es un área donde se supone que debemos estar. No somos los expertos en eso. Realmente tenemos que dejar eso, tener algo de fe en nuestras instituciones públicas y la cuestión es que ahora estamos teniendo un debate público sobre eso.

Y tenemos un país grande y la gente está haciendo cosas diferentes. Mi opinión, al hablar con líderes empresariales y sin ánimo de lucro, es que no es algo binario. Creo que sabiamente, muchas empresas y personas están adoptando un enfoque mucho más cauto.

Están pensando en su modelo de negocio, el lugar donde viven. Están pensando en el tipo de salvaguardas que serían apropiadas en su lugar de trabajo. Y asegurándose de que la gente los tome. Y también cuál es el momento adecuado. Creo que las personas tenderán, en lo que respecta a su seguridad y donde las personas entiendan que su seguridad está en cuestión, espero que tomen medidas inteligentes para controlar los riesgos.

PELLEY: Estados Unidos lidera el mundo en enfermedades y muertes en la pandemia. ¿Eso sugiere que Estados Unidos debería ser el último país en reabrir?

POWELL: Nuevamente, no tenemos responsabilidad sobre la cuestión de cuándo Estados Unidos debería reabrir. Esa es realmente una pregunta para otras partes de los gobiernos federal, estatales y locales. Y lo más importante, es una pregunta para las personas sobre cómo quieren vivir sus vidas.

El gobierno puede decidir que ya no se requieren medidas de distanciamiento social, que las empresas no esenciales pueden reabrir. Pero los individuos y las familias decidirán si quieren volver a comprar y, de ser así, cuándo y dónde. Y creo que esa es realmente la cuestión.

Y eso dependerá de la confianza. Cuando el público confíe en que es seguro salir, saldrán. Y creo que esa es la clave, es por eso que no hay alternativa aquí. Creo que la clave es controlar el virus y que la gente entienda que más medidas de distanciamiento social realmente son necesarias para la reapertura de la economía. Cuantas más cosas hagan para protegerse, antes podremos abrir la economía. Y más seguro será hacerlo.

PELLEY: ¿Ha hecho la Fed todo lo que puede hacer?

POWELL: Bueno, hay mucho más que podemos hacer. Hemos hecho lo que podemos a medida que avanzamos. Pero diré que no nos hemos quedado sin munición, ni mucho menos. No, realmente no hay límite para lo que podemos hacer con estos programas de préstamos que tenemos. Hay mucho más que podemos hacer para apoyar la economía, y estamos comprometidos a hacer todo lo que podamos mientras sea necesario.

PELLEY: ¿Cuáles serían los próximos pasos de la Reserva Federal, potencialmente?

POWELL: Bueno, para empezar, lo que podemos hacer es ampliar nuestros programas de préstamos existentes. Podemos comenzar nuevos programas de préstamos si es necesario. Podemos hacerlo. Hay cosas que podemos hacer en política monetaria. Hay varias dimensiones en las que podemos avanzar para hacer que la política sea aún más acomodativa. A través de un cambio en la orientación, podemos cambiar nuestra estrategia de compra de activos. Hay muchas cosas que podemos hacer.

PELLEY: ¿Cuál es la mejor garantía que le puede dar al pueblo estadounidense?

POWELL: Bueno, hay muchas cosas que no puedo garantizar. Lo único que puedo garantizar absolutamente es que la Reserva Federal hará todo lo posible para apoyar a la gente a las que servimos. Y eso significa proporcionar un poco de alivio y estabilidad ahora. Significa apoyar la recuperación cuando se necesita. Y significa hacer todo lo posible para evitar daños a más largo plazo a la economía, y daños a largo plazo a las carreras profesionales de las personas y a las muchas empresas que conforman nuestra economía.

PELLEY: ¿Qué le da esperanza en este tiempo oscuro?

POWELL: Bueno, como mencioné, a la larga, diría que nunca apostaría contra la economía estadounidense o el pueblo estadounidense. Tenemos una gran economía. Tenemos personas muy trabajadoras. Tenemos la economía más dinámica del mundo. Y somos el hogar de gran parte de la tecnología del mundo.

Entonces, a largo plazo, diría que la economía de Estados Unidos se recuperará. Regresaremos al lugar donde estuvimos en febrero; llegaremos a un lugar aún mejor que eso. Estoy muy seguro de eso. Y no tardará tanto en llegar allí, aunque tomará algún tiempo. Así que creo que vamos a necesitar ayudarnos mutuamente a través de esto. Y lo haremos.

PELLEY: Sr. Presidente, acabo de recibir una notificación automática en mi teléfono: “El Dow Jones cae más de 500 puntos después de que el presidente de la Fed advierta de que la recuperación económica será prolongada e irregular”. Usted sabía que ocurriría.

POWELL: He estado observando los mercados.

PELLEY: Y cuando dice cosas, la gente escucha. ¿Y Wall Street no quería escuchar que esto iba a tomar más tiempo de lo que sus esperanzas indicaban?

POWELL: Realmente estaba hablando de un riesgo que creo que es importante que las personas conozcan, y ese es el riesgo de daños a la economía a largo plazo. Y realmente, la buena noticia es que tenemos las herramientas para limitar ese daño a largo plazo al continuar brindando apoyo a los hogares y las empresas a medida que superamos esto. Y ese fue realmente mi mensaje.

PELLEY: ¿Estaba destinado a ser una señal para Capitol Hill para decirles a los legisladores que la economía necesita mucho más apoyo?

POWELL: Eso fue parte de mis comentarios esta mañana. También quería hablar más detenidamente sobre los peligros a largo plazo y comprometer a la Fed a permanecer realmente en esta lucha todo el tiempo que sea necesario.

PELLEY: En esta emergencia, la Fed ha estado prestando a grandes empresas. Me pregunto, ¿cuándo serán las pequeñas empresas, la tienda de comestibles de la esquina propiedad de una madre, de un padre y de una familia durante años, cuándo van a ver ayuda?

POWELL: Existen programas de préstamos para pequeñas, medianas y grandes empresas. Para las pequeñas empresas, tiene el Paycheck Protection Program, administrado por la SBA. Eso está disponible para empresas que tienen menos de 500 empleados. Y estos son préstamos que se convierten en subvenciones, si cumple con los términos del préstamo. Y hemos recibido una gran cantidad de fondos para eso, y eso es para pequeñas empresas.

Para las compañías más grandes tenemos las facilidades de crédito corporativo en el mercado secundario y el mercado primario, y eso es para compañías que son grandes y tienen acceso al mercado de bonos. Y eso funcionó muy bien. En realidad, no hemos tenido que prestarle dinero a nadie porque ahora los mercados están funcionando porque saben que estamos allí.

En el medio, tiene lo que llamamos el programa de Main Street, y eso es para pequeñas y medianas empresas de hasta $5,000 millones en ingresos y 15,000 empleados. Y estamos diseñando un programa que prestará dinero a empresas que estaban en buena situación financiera antes del golpe de la pandemia, y lo haremos para que puedan pasar este difícil período en el que sus ingresos pueden ser muy bajos.

PELLEY: Usted es un fan de los Washington Capitals. ¿Cuándo cree que se sentirá cómodo volviendo a ver un juego?

POWELL: Esa es una gran pregunta. Pronto, espero. Ya sabes, ciertamente no antes de la próxima temporada. Creo que la próxima temporada dependerá de la extensión del virus, lo cual es muy difícil de prever. En general, diré que, eventos deportivos públicos, conciertos públicos y cosas por el estilo, esas serán algunas de las últimas cosas que se pueden reanudar.

PELLEY: Como discutimos anteriormente en la entrevista, la pandemia ha iluminado algunas de las desigualdades en nuestra economía. Y me pregunto qué le gustaría ver al final de esto, cuando comencemos a reparar el daño.

POWELL: Nosotros, en los últimos años, hemos visto ganancias reales, antes de la pandemia. Hemos visto ganancias reales para las personas en el extremo inferior del espectro de ingresos. Y había sido efecto de tener un mercado laboral ajustado, el desempleo más bajo en 50 años. Y realmente estábamos empezando a ver ganancias salariales en el extremo inferior. Durante los últimos años de la expansión, las ganancias salariales fueron las más altas para las personas en el extremo inferior del espectro salarial. Y fue algo muy bonito de ver. Pero tuvimos que esperar hasta el octavo, noveno y décimo año de una expansión para llegar allí. Y no creo que sea una buena estrategia a largo plazo.

En la Fed haremos todo lo posible para que la economía vuelva al modo de expansión y para mantenerla allí durante un largo periodo de tiempo. Sin embargo, no quiero pensar que nos llevará años y años volver a un lugar donde tengamos un mercado laboral ajustado, y eso es lo que se necesita para obtener realmente oportunidades para las comunidades menos favorecidas, de ingresos bajos y moderados.

Creo que debemos ser conscientes de que hay que buscar un camino hacia una prosperidad más inclusiva en este país. No es algo en lo que la Fed pueda liderar realmente. Pero en realidad escuchas a las empresas hablar mucho de esto porque es su fuerza de trabajo, son las personas que trabajan para ellos.

Quieren personas con habilidades que puedan beneficiarse de las grandes oportunidades en la economía global. Pero sí creo que es algo muy importante. Y en la Fed, somos muy conscientes de que servimos a todas las personas, incluidas las de las comunidades de ingresos bajos y moderados. Y pasamos mucho tiempo hablando sobre cómo son sus vidas y cómo les afectan nuestras políticas. No sólo los números agregados que les gustan a los economistas, sino también cómo afecta la vida de las personas reales. Y, sabes, creo que es una parte muy importante de nuestro análisis.

PELLEY: Finalmente, ¿qué métricas está viendo aquí, día a día, para adivinar cuál será el futuro?

POWELL: Sabes, en este momento, lo que importa más que cualquier otra cosa son las métricas sanitarias, francamente. Es la propagación del virus. Son todas las cosas asociadas con eso. Por supuesto, también estamos viendo los datos de empleo.

Pero en cierto sentido, los datos económicos en tiempo real que estamos viendo es solo una función de cuán exitosas son las medidas de distanciamiento social. Y, los datos que veremos para este trimestre, que finaliza en junio, serán muy, muy malos. Habrá una gran disminución de la actividad económica, un gran aumento del desempleo. Pero en cierto sentido, esos son un subproducto. Por tanto, lo que realmente estamos observando son datos médicos, que no es lo que generalmente observamos, atendiendo a ellos para ver cómo los datos económicos pueden comenzar a recuperarse. Y eso creemos que puede suceder tan pronto como en el tercer trimestre.

PELLEY: ¿Tiene una conexión directa con el CDC? ¿De dónde viene esta información?

POWELL: Aquí no tenemos personal que se gane la vida haciendo eso. Pero, por supuesto, hemos tenido mucho contacto con expertos, tanto a nivel de persona,l como con los que he hablado de manera continua con varios expertos en el área. Así que nos informamos con los grandes expertos y obtenemos sus mejores ideas. Pero le dirán que hay mucha incertidumbre todavía.

PELLEY: Muchas gracias.

POWELL: Gracias


ETIQUETAS

coronavirus, Jerome Powell, Reserva Federal


También te puede interesar

Ben Bernanke: el helicóptero de rescate en la crisis financiera

Janet Yellen, la primera mujer al frente de la Fed

William P. G. Harding: El segundo presidente de la Fed

Libro Beige de la Fed (Abril 2020)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

{"email":"El email no es válido","url":"La dirección web no es válida","required":"Falta campo obligatorio"}